sábado, 15 de diciembre de 2007

PEDRO, EL ESCAMOSO.


Esta semana que culmina mañana, u hoy, para los creyentes, particularmente me llamaron la atención tres noticias: los cambios en el tren ministerial. Llamemos a eso “cambios”. La ridícula graduación de Nixon Moreno a quien chimbovisión le dedicó toda una mañana de transmisión y, por último, la patética metida de pata del ministro Carreño a quien se le preguntó por su corbata y sus zapaticos que no eran de charol ni los de Manacho, por cierto y en lo cual me detendré tantito. Partamos del supuesto de que el modesto sueldo del Ministro asciende a la suma de 40 millones de bolívares al mes. Dicen que es más, pero bueno lenguas viperinas y mal intencionadas hay por todos lados. (Sí, sí saqué los numeritos de cuánto tiempo tengo yo que trabajar para ganarme esa suma) Bueno, resulta que el niño llevaba unos zapatos de 3 millones de bolívares y una corbatita de un millón doscientos. Comencé, sumida en la crisis de la época de quien trabaja para adquirir ciertos productos del común consumo, a sacar la siguiente cuenta: si el señor se viste así todos los días pues se gasta al mes 90 millones de bolívares en zapatos y, sacando los domingos que, vamos, el programa del presi se lo permite, casi 30 millones de bolívares en corbatas. O sea, la bicoca de 120 millones en ropita Carter’s mensuales, eso asumiendo que no usa más que esas dos prendas de vestir lo cual es un insulto de mi parte tratándose de un Ministro conocido por su seriedad y no por andarle mostrando sus “partes” a la gente y cuyos afectos están repartidos equitativamente entre el Ché Guevara, Ángel Sánchez y GUCCI por decir lo menos. Y no es que yo le quiera decir corrupto con todas sus letras al Ministro, Dios me ampare, pero no dejo de preguntarme: ¿El sueldo de Ministro da para tanto? ¿O yo soy una desgraciada mal pensada?
Y después andan los chavistas tirándole piedras al techo de la oposición diciendo que las autoridades de la universidad no debieron darle el título de politólogo a Nixon Moreno, o que la Iglesia no debió darle asilo. Y la Oposición, en la misma tónica, haciéndole esas preguntas indiscretas a este hombre que hasta tartamudea cuando la vaina es con él, para poner en tela de juicio su carácter revolucionario, anti-imperialista y esas menudencias que en épocas de fiesta, de San Nicolás, de arbolito y de "corre caballito vamos a Belén", dan como cosa.
Aquí Gobierno y Oposición deberían hacerse los paisas. Cambiar de acera cuando se ven por ahí en la calle, hacerse los locos como esos esposos que se están divorciando y de la rayita pa acá esto es mío y de aquí pa allá es tuyo y cuidado con extralimitarte.
El Presi quiere insistir en la reforma de la Constitución. No entiendo como para qué. Esta dejó de ser una Venezuela partida en dos. Partida está, constitucionalmente hablando, en tres.
Una de estas constituciones dice que Nixon Moreno es PRÓFUGO de la Justicia venezolana, acusado de VIOLADOR no sólo del numeral dos de la Resolución de la ONU, que al cabo que ni inetresa, sino de una ciudadana de este país, así que nada de asilos pero ni en la embajada de San Marino. Y que TAMBIÉN dice que hacerse de unos rialitos del Ministerio de Relaciones Interiores, cosa de andar presentable por ahí no vaya a venir la revista People y me encuentre en estas fachas, NO es ningún acto violatorio de la Ley ni mucho menos, sino una ligereza de parte del Ministro que se puede resolver con un “qué bolas tienes tú, Pedrito, dónde está tu recato, tu discreción: 3 millones en unos zapatos!!! Yo los compré en 2.700!
La otra Constitución o racimo de leyes, dice que Nixon Moreno merece el asilo político porque al bebé se le imputan ÚNICAMENTE los delitos de conspiración, rebelión civil y otros comunes y supongo que lo de común se refiere a la VIOLACIÓN o intento a la mencionada ciudadana. Ahhh pero si la agraviada, en este caso, fuera la hija de Marcel Granier la historia sería otra y agarren a ese desagraciado y dónde es que queda la Fiscalía para que los estudiantes vayan y protesten por la ofensa infringida. La historia sería: dónde está Jon Goicochea y pónganle la cancioncita de BichosVisión y que se instale en las puertas de Miraflores a ver si este se asusta de una buena vez.
Y por último la otra Constitución: escrita en español muerto, hablada en cuti desde hace unos 100 años en voz bajita, murmullo en los rincones de las escuelas. Ese adorno del Estado venezolano, ese homenaje a los próceres y a las ánimas benditas del purgatorio que está más que fallecida. Carajo que ni el latín clásico, ni el zarfático o el shuadit hablado por allá en Francia en la Edad Media, están tan muertos como esta Constitución!!!
Y el Presi quiere reformarla… Ahórrese esos riales presi. Cómprele otros zapaticos a Carreño y extienda el gesto a todos los ministros, al fin y al cabo es Navidad. ¡Qué carajo!

10 comentarios:

Martha Beatriz dijo...

Querida: genial ;)
Uno se ríe, pero en el fondo es triste que TODO sea auténtico y que este país debe ría estar patentado a nombre de Marvel-Comics: un abrazo.

Lorena Ofas dijo...

Muy bueno!

More Baker dijo...

Beatriz: bueno amiga, ris no me provocó el asunto. Lo ví por supuesto por la televisión. Cuando comenzó a tartamudear me fui para el baño y cerré la puerta. No sé porqué quería esconderme de la gente. Será pena? Y después me dia una rabia de esas que decimos los venezolanos; arr... Qué decepción.
En fin amiga, cómo te explico.
Lorena: gracias, muchas.!!
Un abrazo a ambas !!

Nany dijo...

Que cosas... que tontería la nuestra pensar que esta gente iba a dejar de vestirse para vestir a un país... si siempre ha sido igual.. o es que ellos geneticamente son distintos?
El país no es mas y siempre lo ha sido, que la excusa para llegar al botín; el barco pues, desde donde gritan tierra... pero ya luego de que se bajan, no hay quien intervenga en el naufragio...
Besos More!!!
Gracias a Dios; tu como siempre genial!!!

Fernando dijo...

Yo por mi parte no estoy en contra de que la gente tenga dinero, lo que si me da como indignación es que estas personas pretenden ser los únicos con real en este país

More Baker dijo...

Nany, querida es muy peligroso llegar al poder: es casi una garantía de que no sabrás administrarlo y abusarás de él. La corrupción acaba con nosotros una vez más. Y es verdad: uno esperaba otra cosa, tal vez como dices tu, que genéticamente fueran algo distintos.
Fernando: bueno la verdad me sorprendes. Porque pudiera interpretarse como que te indigna que quienes estaban acostumbrados a robar ya no puedan hacerlo. Tú dirás... A mí lo que me indigna es precisamente que el dinero no vaya a parar a las manos de quienes en verdad lo necesitan, aparte de ver que la historia vuelve a repetirse.

Amor dijo...

no conocía esta faceta tuya, more, ya sabes que como poeta-narradora me encantas, pues es lo mío, pero aquí también, y sé que nuestra amistad va haciéndose mayor

te abrazo

amor

:-)

More Baker dijo...

Qué grata sorpresa, mi querido Santi verte por aquí. Y bueno uno intenta en otras cosas que le inquietan y le preocupan como las que suceden en mi país.
Un abrazo para tí también.

Fernando dijo...

Deduces que todo el que tiene dinero es porque robo, hay mucha gente que tienen su dinero a fuerza de trabajo duro durante mucho tiempo y este gobierno los quier hacer ver como oligarcas corruptos, ese era lo que quería hacer entender

De paso, tambien te deseo una feliz Navidad!!

Saludos

More Baker dijo...

Fernando qué será lo que dije que te hizo pensar que yo deduzco que...?
Cómo puedes decirme eso? Por Dios, querido. No, no todo el que tiene dinero se lo ha robado. Los grandes empresarios de este país "legalmente" se han cansado de explotar a sus empleados. Pero como eso es legal, cómo los acuso?
No, yo no puedo decir que el que tiene dinero es deshonesto o mala gente, explotador u oligarca. Faltaba más!
Sé que hay gente honesta... sé que hay gente que tiene medianamente recursos y que, sólo lo has sabido administrar taaaan bien que caramba!! Fíjate en el Ministro y en quién sabe cuantos ministros más de esta administración (ja-ja-ja) y de las anteriores.
En fin amigo, es Navidad.
Vaya el saludo para tí también.