jueves, 17 de junio de 2010

EL QUINTO ELEMENTO

-->
Había dejado de escribir sobre política y  cosas relacionadas porque  ando en una de paz y amor y  ya el cinismo, en lo que a ello respecta, me resultaba insoportable  al punto que mi mayor anhelo en la vida era (y es) vivir en un monte, estilo tarzán y todo, con chita y todo. Pero tengo  un dilema existencial,  un ay,  un desasosiego por  lo que me ha ocurrido que tengo que expresar.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          
Tanto es que no sé si demandar  por “errónea” prescripción a los galenos que han estado atendiendo mi “bronquitis aguda” que se me ligó con asma (qué horrible Marta Colomina y  Nitu Pérez Osuna juntas); o demandar a los laboratorios por vender así nomás alucinógenos, o a la farmacia SAAS, que estamos en una de almacenar productos con la finalidad de que se pudran, o, por último,  demandar al Capitalismo por todos los injertos que hay en mi cerebro,   porque en estos días, la verdad  no preciso fecha (así estoy de  desorientada por no decir que fugaz como una suave brisa de primavera irlandesa), leí por ahí en Internet que  desde hace unos años  unas empresas gringas, entre cuyos propietarios están los señores Bush y otros seres de intenciones igual de hermosas, se han dado a la tarea, se han enrumbado en la humanitaria empresa, de reventar a fuerza de explosivos,  unos glaciares en Chile porque debajo de ellos hay oro, plata y otros minerales preciosamente necesarios para que estas familias tengan con que “comé”, lo que sin duda, (tampoco uno puede tener tan mal corazón) yo   justificaría,  sino fuera porque, para esa preciosura,  no se utilizará un cincel y un martillo, o una mandarria común y silvestre, sino  sustancias químicas que  contaminarán irreversiblemente  una de las fuentes de agua “especialmente” pura más abundante que hay en el mundo y de la cual dependen vidas humanas y animales… y bueno las vidas humanas, qué pueden importar, pero ¿y los animalitos?, ¿y los dos ríos que por allá están estorbando para tan nobles fines que también se contaminarán?
La cosa es seria y  si no fuera porque aquí todos, incluso los psicólogos, estamos de mundial y andamos celebrando los triunfos de Eslovenia o  Francia o Alemania,  y hablando zoquetadas de Maradona porque no le pidió perdón a Pelé, cosa que no representaría una catástrofe si  Maradona no fuera amigo de Chávez, decía, sino fuera por eso,  me ganara la idea de tenderme en un diván porque realmente el asunto me preocupa muchísimo pues a   medida que leía el informe, mi cerebro reproducía paralelamente dos cosas totalmente desvinculadas, yuxtapuestas, absolutamente ajenas…Diríase que mi cerebro  era como  la dividida pantalla de RCTV y Globovisión  aquel aciago 11 de abril,  y  una  mitad leía  el informe de la denuncia de los glaciares, y  la otra, ¡santa catalina!,  proyectaba una escena de la película del bellísimo  Bruce Willis, El quinto Elemento, en la que los ”malos” tienen a uno de los buenos y piden negociar y  entra Bruce Willis y resuelve. Ahh, yo amo y adoro esta película básicamente porque el protagonista entiende que a veces en la vida la posibilidad de dialogar  NO existe, y para que el bien triunfe, no hay de  otra sino sacar el problema de raíz. Y punto y se acabó.

Desde luego  que cualquier cosa que le recuerde a una a Bruce Willies  es para ser bendecida, pero lo que yo quiero saber es la razón por la cual me ocurrió cosa tan inverosímil. ¿Qué pudo acontecer  a nivel de mi hipotálamo? (yo la verdad me puse fría,  ¿sería por los glaciares?) ¿Qué pudo haberme ocurrido  a nivel de los hemisferios cerebrales,  específicamente en la intimidad de la mitad de  la única neurona que allí se aloja  (la otra mitad se achicharró preguntándome que habrá hecho el pueblo de Colombia para merecer primero a Uribe y ahora a Santos); en fin, ¿qué tiene que ver unos glaciares de Chile   con una película de Bruce Willis?
Aquí les dejo la escena: es un  “piacito” que va desde el minuto 3.07 al 3.15.


2 comentarios:

Verboamérica dijo...

En cualquier momento, lo vemos a Bruce luchando en la selva colombiana...

More Baker dijo...

Bueno ojalá se dé su pasada por Bogotá porque allá los "malos" son más feos que estos de la película.
Saludos.