martes, 5 de febrero de 2008

EL 4 DE FEBRERO


El 03 de febrero se cumplieron dos meses de que el presidente emprendió su vuelo por el extraño mundo de la rectificación presidencial, parte del plan estratégico de las tres R: Revisión, Rectificación y Reimpulso revolucionario. La fabulosa rectificación, no es otra cosa que ponerle cara de perro bulldog a la ineficiencia ministerial, recoger la basura, caramba Bernal que la cosa ya da hasta pena y la basura es contraria a cualquier gesto revolucionario, y encarar con mano dura el bendito acaparamiento de los productos de primera necesidad, porque resulta que ahora los pobres quieren comer tres veces al día, ¿qué te parece? No comprendieron que la revolución amerita dietas y profundos sacrificios, así que hay que poner preso a cuanto desgraciado esté acaparando la leche, el aceite, el arroz y la azúcar y que no se nos olvide el merthiolate.
Extraña coincidencia: lo mismo hizo CAP en el 92 y ustedes saben lo que pasó.
Ayer durante la conmemoración del golpe en cuya oportunidad quedó registrado en la historia aquel famoso “por ahora” con que Chávez encaró su fracaso y el de quienes lo acompañaron en tan legítimo acto, el hoy presidente volvió a leer la cartilla gaga de la rectificación y a tocar estos temas exóticos de la pobreza extrema, del desabastecimiento de los alimentos y medicinas, de que hay de aquel que por mala fortuna esté escondiendo aunque sean 4 kilos de azúcar en su casa, porque juro por los restos de Atanasio Girardot que el peso de la Ley y Heidi y el abuelo, los tres cochinitos y la pobre Candy Candy sin una madre que le dijera que la prostitución es algo malo..
La verdad a mi me cuesta oír estas cosas, digo la de los problemas críticos del país, en un hombre que está más preocupado por cambiar la imagen a las FARC y que en el fondo parece añorar la hora en que Bush le responda, con por lo menos un “cara e’ culo” para justificar su discurso. Y me cuesta comprender en la boca de Chávez palabras tan cotidianas como el aceite Vatel y la harina PAN porque hasta diciembre pasado no formaban parte del diccionario del Comandante, tan lleno de extranjerismos y de latín clásico.
Bueno, la rectificaciones presidenciales nos permiten observar absortos estos gestos exóticos presidenciales de hablar del hambre y la miseria, de las necesidades básicas del soberano como algo real y hasta autóctono, para luego salir más optimista que César González, el amigo de todos, a ofrecernos cifras como pañitos calientes y como para que creamos que en verdad Venezuela tiene el crecimiento económico más elevado de América Latina.
Ajá, ¿Y, señor presidente? ¿Y?

Claro que usted en su discurso no se ensució la boca aparejando las palabras maletíncon800mildólares y PVSA. Pero por supuesto que usted no hizo uso de la palabra corrupción para referirse de Diosdado o Carreño. Usted habló de la corrupción como un elemento del éter sereno, como una teoría, como el comportamiento inestable de los gases nobles, vale decir una vaina que uno tiene que imaginarse, porque no tiene cuerpo o nos es ajena.
A lo mejor es su buen corazón quien no le permite acusar a los suyos, a lo mejor a usted le parece que la corrupción es un tema tan escabroso y tan mundano que no combina con los planes de guerras federales, campañas admirables e independentistas en los que usted anda. Pero sin duda usted sabe lo que pasa aquí, usted tiene que saber quiénes son los responsables de que tengamos una nueva versión de los gobiernos adecos y copeyanos que tanto aborrecemos y el cual usted encabeza como si nada.

Usted tiene que saber, presidente, que este pueblo le dio su golpe de estado el pasado 2D. Sin tanquetas, sin metrallas, sin huequitos que tuvieran que taparse en las paredes de la Casona, el pueblo que una vez le respaldó y que peleó a sangre y sudor su restitución en el 2002, simplemente hizo lo que usted. Quién sabe si por falta de experiencia o por esta ingenuidad que siempre nos ha caracterizado, rayando el límite de lo pendejo; quién sabe si por esa condición nuestra tan romántica de permanecer incrédulos ante lo que no tiene vuelta de hoja; quién sabe si por lealtad, el asunto es que el soberano prefirió dar ese golpe por la vía democrática. Pero un golpe es un golpe. Con liguitas o revólveres, con votos o tanquetas. Un golpe es un golpe. Lleva implícito un “ya no más”, un “no creo en ti ni que me lo jures”, un “bahh ya viene este a decir lo mismo”.
Y un golpe entraña, además, una prisa en buscar remiendos, en ponerle parchos al roto, que ¡qué pena, se me ven las partes íntimas! Eso, y un final como el de García Márquez en “El Coronel…” Pero además en cualquiera de sus dos únicas etapas, en un golpe hay siempre una carta que firma una cuerda de desubicados, en la sabia acepción de Mario Silva, y que en la época de CAP los llamaron “Notables”, orientada a frenar el paroxismo del gobierno, a aclarar la visión del líder a fuerza de colirio Murine y volver los ojos al país, a los verdaderos problemas del país y tomar cartas en el asunto a la manera Robin Hood, a la manera de ortodoxa de Starsky y Huctch, o a la del Padre Óscar Arnulfo Romero, porque a la manera de Bolívar y de Miranda parece que se agotó de tanto prostituir sus nombres. Y por ahí anda la carta, llamando a la reflexión, a la prudencia y a la sindéresis entre los pueblos hermanos de Colombia y Venezuela, cuyas firmas la encabeza la de García Márquez y Ramón J. Velásquez y como en este país los notables están como el paují de copete, o sea en peligro crítico de extinción, otros señores menos intelectuales de este suelo firman la misiva.
El 4F del 92 usted pronunció un “por ahora” exhortando a sus compañeros a deponer las armas exponiendo como razones que los “objetivos planificados no habían sido alcanzados”
Usted tiene 9 años en la presidencia. Así nomás por curiosidad, no es que yo quiera incomodarlo, por pura curiosidad y a riesgo de que me llame estúpida, le pregunto ¿a usted le parece que los objetivos que ha planificado, sean económicos, políticos o sociales, fueron alcanzados, no digamos que en un 40, ni en un 30, faltaba más, sino al menos en un 20%? ¿Usted de verdad piensa que el pueblo está mejor de lo que lo dejó la cuarta? ¿Usted de verdad cree que la revolución es esto de insultar un día a la Oligarquía criolla, de amenazarla con acabar con ella y otro día cualquiera llamarla a la concertación, a que se unan en fraternal camaradería, al proyecto bolivariano del país? ¿Usted de verdad cree todo eso o son ganas de joder suyas, propias del carnaval, del eterno carnaval político en que vivimos los venezolanos?

7 comentarios:

Martha Beatriz dijo...

More gobernadora! ;)

Capochoblog dijo...

No More, lo que pasa es que en estos dias nuestro presi se quita el traje de payaso y se airea como si nadie notase que aun le quedan la nariz roja y los zapatos grandes...
Besos!!!
(Amo estos post tuyos!!! ame la parte de las comiquitas... de pana que este ser esta mas perdido que Marco buscando a su mama, chama!)

Marta Amelia León dijo...

Nadie puede expresarlo mejor que tú!!!! Mi comadre eres grandiosa!!!

More Baker dijo...

Bueno mis amigas, la verdad no pronostico un final feliz para todo esto. Lamentablemente. Aquí hay algo que no huele bien y que no tarda en reventar. Pagarán los más pendejos como siempre. Eso es lo doloroso.
Buena la de Marco, Nany.
Beatriz, ya mandé a hacer los afiches para mi candidatura, jejeje.
Comadre querida, tu afecto me conmueve... y es mutuo sabes no?
Saludos nenas, besos para ustedes.

The Black Wizard dijo...

Estimada More, navegando en tus blogs llenos de poesia me tope con el CAMBALACH que ensayo de realidad venezolana la que me regalaste en este post, la verdad creo que tus letras valen tanto mas que las de un diario ya que es el verdadero sentri de un pueblo ante el sistema politico nublado de por esas tierras, te felicito por siempre expresarte a tu antojo y con mucha libertad como debe de ser, me dieron ganas de imprimir tu post y enseñarselos a un monton de retrogrados chavistas que hay en guatemala que creen que chavez es un icono de cambio sagrado... pero en fin yo en eso mejor me baso en el sentir de una venezolana como tu, te envio un abrazo y tene por seguro que seguire viniendo a leer tus textos, "maletin con 800 millones " buenisimo!!!

More Baker dijo...

Saludos Wizard, gracias por tus palabras. Chávez tiene sus seguidores, unos ciegos, retrógrados como tú los llamas y muchos que lo ven con amplia objetividad o por lo menos lo intenta. Pero es que estos pueblos siempre han buscado los cambios. Yo que soy venezolana, admiré a Allende, lo asumí como algo propio. Supongo que tus compatriotas ven en Chávez algo similar.
Gracias nuevamente. Te dejo un abrazo.

cruzado dijo...

Muy cómico ver a Chávez un día preguntándose por que?? por que ?? por que??? en alusión a su angustia de que no se podido con la corrupción y alcanzar los objetivos y el 4F decir en cadena que no se puede dudar de los logros de la revolución en torno a la lucha contra la corrupción etc, etc....

aquí lo alarmante no es Chávez, que en si se supone es pasajero, lo alarmante es la gente que a estas alturas todavía lo sigue y le cree y que lo quiere ver hasta el 2030.

Viendo la idiosincrasia del venezolano, tal vez se sepa porque tiene los gobernantes que tiene y han tenido