jueves, 30 de abril de 2009

LA INFLUENZA Y EL REINO DE LOS CIELOS




¡Qué locura! No termina uno de salir de una tragedia cuando ya tiene que afrontar otra. Ahora es la INFLUENZA, la tal gripe porcina la que nos preocupa y nos tiene en estado de alerta.





En eso pensaba hace unos días y le escribí a un par de buenos amigos que tengo en Ciudad de México, en primer lugar para saber de su situación, de su salud y la de su familia y en segunda instancia, para conocer de primera fuente cómo es el panorama porque la verdad lo que se lee y se ve en la prensa no es nada alentador.





¡Cuál sería mi sorpresa!





Mi amigo, Martín R. me escribió un correo que a continuación les transcribo textualmente:





“…Te comento que todo está muy tranquilo… si hay casos de enfermedad pero muy aislados, igual y ya recibiste el correo que te envié donde se comenta que todo es planeado para distraer la atención de la crisis mundial? En fin, mientras son peras o manzanas nos estamos cuidando... no hay clases desde hace 5 días de maternal a universidad, de ahí en fuera las actividades siguen normales.... en cuanto a los eventos masivos cines, teatros, conciertos, etc. están cancelados...pero te aseguro que todo está muy tranquilo...seguimos las indicaciones pero no pasa nada..,Gracias a Dios!!!!
Aquí en el trabajo hay un estricto control por parte del médico de la empresa... la gente se protege y coopera bastante.
Las tiendas departamentales abren normalmente, no hay desabasto, todo bien.
De todas las gentes que conozco hasta ahora no se ha sabido de un caso en concreto, solo pequeñas gripes o falsas alarmas…”
En efecto, recibí OTRO correo de él y de otro amigo que vive también allá que dice exactamente lo siguiente:
"Nunca vi en lo que llevo de vida que cerraran tantos lugares públicos por miedo a una epidemia, da miedo ver como una enfermedad puede poner en pánico a toda la población. No hay vacuna, pero hay medicamentos… me quedé en que iban mas de mil infectados, como 60 muertos pero no todos confirmados por el extraño virus.
¿Cómo empezó todo? Según tengo entendido es un virus asiático que entró a nuestro país por Estados Unidos, donde se registraron 7 casos, y el brote principal ha sido en el DF y en San Luís Potosí.
¿Pero no se supone que es altamente contagioso? si viene de Asia, ¿Porqué no hay una epidemia allá? ¿Por qué en Estados Unidos hubieron solo 7 casos y ninguno murió? ¿Por qué solo en México se dió la epidemia?.
Bueno creo que tendremos que estar al pendiente de los medios de comunicación a ver que pasa…. ¿Pero en serio vamos a creer en ellos cuando han demostrado que mienten, manipulan información y crean grandes historias?
La verdad yo prefiero no creerles.
A ver, ¿A qué vino Obama a nuestro país? ¿Por qué no hablan de la anexión del Ejercito Mexicano al Pentágono? ¿Acaso los medios han expuesto como los ejercicios de guerra en los que ahora participa México junto con el ejército estadounidense rompe nuestra neutralidad? O sea… ahora somos enemigos de sus enemigos también!
En fin, pero volviendo a esto de la influenza, creo yo que el miedo y las crisis nerviosas que se están causando entre la población con el miedo a ser infectados por la influenza están fuera de toda proporción.
¿Qué es lo que intenta o quiere el gobierno?
¿Qué sorpresa nos tienen bajo la manga que han creado esta gran distracción?
Para poner a su masa gris a trabajar un rato les dejo una teoría muy interesante de Naomi Klein: “La Doctrina del Shock”. A grandes rasgos establece que cuando una sociedad entra en estado de Shock, es más propensa a obedecer y a aceptar las órdenes y acciones de sus gobernantes. Aunque también tener a una sociedad en shock, es buena forma de distraer su atención…”


Mientras esto es parte de lo que sucede en México, en nuestro país ya comienza a sentirse pánico por la presencia de ciertos casos cuyos síntomas se parecen a los descritos para la Influenza, que en realidad son los síntomas de cualquier gripe vulgar y silvestre, y ya los medios, acostumbrados como nos tienen a hacer sus análisis buenísimos ya comenzaron a bombardearnos, dejando a un lado la inocencia del pobre Rosales, con estas maravillas y no tardan en responsabilizar a Chávez de una eminente epidemia de Influenza en Venezuela, (ya sabemos que este “bicho” tiene la culpa hasta del calentamiento global)

Pero, más allá de esa insensatez en que se han convertido los medios de comunicación en este país, no dejo de preguntarme hasta dónde es posible que, para desviar la atención mundial de la crisis económica provocada en y por el reino de los cielos; para quitar la atención del pueblo mexicano de (el partido de gobierno según las encuestas es impopular) las venideras elecciones; para que se reactive la industria farmacéutica desde hace por lo menos un par de años en franco declive a nivel mundial; para todo eso, el presidente de México y su principal “aliado”, o según las lenguas viperinas “el lacayo y su protector”, hayan orquestado semejante campaña, semejante crimen contra la salud y la tranquilidad de millones de personas.





¿Hasta dónde es posible?